21 de septiembre de 2017

EL HOMBRE QUE SE LEVANTA YA parte 1.







Hombre, dícese ser varón y hembra, a ustedes mis hermanos hoy les escribo como ser que se está levantando para decirles que es tiempo de despertar de ese sueño profundo en cual estamos sucumbidos desde aquella llegada de la organización extraterrena del dragón, anunciado en apocalipsis 12: 7-9 “Después hubo una gran batalla en cielo; MIGUEL y sus ángeles luchaban con el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, se hace llamar diablo o satanás, el cual ENGAÑABA al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él”.

Pero, ¿Despertar a qué? Sería su interrogante, y en respuesta le diría que, despertar a ese sistema de dominio que por muchos millones de años se nos ha presentado como nuestra vida, no siéndola, porque qué sentido tiene una vida donde tu mayor tiempo es dedicado a formas que no tienen un crecimiento espiritual, sino al enriquecimiento material. 

Ese mismo Tiempo regido por 365 días al año, de los cuales es la misma cifra de ángeles caídos a este planeta, tiempo de 24 horas que sumados (2+4) nos muestra el primer seis de tres, tiempo que contiene 60 minutos que sumado (6+0) nos resulta el segundo seis, y tiempo que para tener un minutos es de 60 segundos que nos da el tercer seis; Entonces vivimos en el Tiempo del 666, de aquella marca que también apocalipsis 13: 13-18 nos habla y que en apocalipsis 16:2 nos confirma sobre los hombres que tenían la marca de la bestia y que adoraban su IMAGEN; Imagen sustentada en DANIEL, cuando después de un sueño del Rey Nabucodonosor éste le revelo que había soñado con una imagen de una estatua con cabeza de oro fino, su pecho era de plata, vientre y muslos de bronce, piernas de hierro y pies de hierro mezclado con barro cocido, y Éste Rey construyó una estatua de  sesenta codos de alto y sesenta codos de anchura, imagen que el hombre hoy en dia guarda en su paquete mental y físico como esos 4 poderes de manipulación que nos hacen vestir y pensar en la marca de la bestia que nos tiene casi al borde del abismo. 

Cuatro poderes, siendo la cabeza de oro ese poder económico del cual si no manejas no puedes comprar ni vender, no puedes vestirte y si no eres del campo no podrás alimentarte, te hace ver sueños de grandes casas, ciudades, automóviles o vehículos, grandes viajes, en fin. Pecho de plata, representada en el poder Religioso el cual por mucho tiempo nos ha tenido divididos y adorando dioses paganos y no llegando a la verdadera espiritualidad del ser, porque esta no se construye de diezmos, ni mantras, ni persignándose, ni arrodillándose. Vientre y muslo de bronce, siendo ese poder que nos ata por la cintura para que tu cuerpo quede inestable y pueda ser fácil de controlar y de dominar como el poder político que nos muestra multicolores formas de embellecer y que solo y con el trascurso del tiempo nos entierra más a un fondo, sin fondo, para regirnos como a ellos les complazca y tomar posesiones que por ley pertecen a aquella persona nacida en ese pueblo, nos roban el petróleo, nos hacen pagar el agua que el planeta nos regala, solo falta que nos hagan pagar la luz que nuestro amado hermano SOL nos brinda. Piernas de hierro, fuertes como el poder militar que nos nada más que el respaldador oficial de los tres poderes anteriores y sus pies de hierro y barro cocido como esos medios de comunicación que disfrazan todo para que estos 4 poderes puedan ser. 

Entonces tu hermano es hora y es el tiempo de la reflexión, del cambio de pensamiento, de ese paquete mental que tenemos que esos 4 poderes controlan nuestras emociones, controlan nuestro ser y nuestro andar, es tiempo de levantarnos, de salirnos de esa burbuja que solo por tiempo nos han engañado haciéndonos creer que es nuestra vida y que Jesús ese mismo nazareno que vino al mundo a traer un mensaje nos demostró que nosotros somos los que vivimos así como el vivió su pasión y muerte, porque estamos muertos en la cruz de los 4 poderes, y porque desde pequeños caemos, como cayó por primera vez cuando llevaba esa cruz, y luego cuando somos adolescentes volvemos a caer, para al final caer a unos pocos pasos de la muerte sin pasar sin pena ni gloria por este hermoso planeta y sin saber muchas veces ¿cuál es nuestro propósito existencial?, ¿cuál es nuestro designio cómo ser?.


Es momento de vivir en el tiempo de nuestro corazón, de nuestros pulsares y alejarnos definitivamente del tiempo de la matrix o de aquella organización que por millones de año nos ha robado nuestra verdadera esencia, el ser un HOMBRE UNIVERSAL y no un simple mortal.

Barranquilla 21 septiembre 2017.
REDACTOR: JORGE MIGUEL ISAACS


15 de septiembre de 2017

La estirpe espiritual del Hombre Latinoamericano.





Es difícil reconocer que somos seres universales dotados con un cuerpo, una mente, un espíritu y un alma, substancias que hacen del hombre un ser perfecto, y es difícil reconocer esta parte porque a duras penas solo somos “consientes” de lo que es físico, nuestra razón de vivir sumida en la cotidianidad de los trabajos, los hijos, los estudios, “las diversiones”, los lujos, las dificultades etc, no nos dejan ver más allá de lo que nuestros ojos pueden ver.

Fue desde la fecha de 1492 que se nos empezó a inculcar ese estilo de vida completamente diferente al que estábamos acostumbrados en estas tierras de américa latina, ese estilo de vida se logró establecer con muertes, ultrajes, violaciones, guerras, de más de 72 millones de nuestros ancestros indígenas, el mayor holocausto ocultado ante los libro de la pequeña historia que conocemos; acá en las tierras del Tahuantinsuyo como era el nombre de américa latina (antes de la llegada de Cristo-bal Colón), cuyo significado oriundo del quechua era tawa: cuatro, ntin: junto, conjunto y suyo: estado, Tahuantinsuyo = Cuatro estados juntos, refiriéndose a que su civilización se desplegaba por los 4 puntos cardinales, en donde se vivía en complementa conexión  con la naturaleza y sus 4 estaciones y 4 elementos,  además se establecieron 4 leyes que era estandarte de todo ese territorio: La Equidad, La complementariedad, La reciprocidad y El comunitarismo, leyes que lograron establecer parámetros de convivencia estables para todos los integrantes del territorio.
El legado del Tahuantinsuyo se fue perdiendo a medida en que la colonización iba apoderándose del territorio, sin embargo siempre han habido personajes que nos hacen sentir ese deseo de JUSTICIA que tanto necesitamos los latinoamericanos, personajes como José Gabriel Cóndor Canqui que vivió en el siglo XVIII, en donde su prestigio entre los indios y mestizos le permitió encabezar una rebelión contra las autoridades españolas del Perú en 1780, y fue tal la incidencia de éste personaje en el Perú contra la colonización española que cuando lo lograron capturar tuvo que ver cómo eran asesinados su esposa e hijos, y además de ver esto y encontrarse en el lecho de muerte, dijo lo siguiente: “volveré y seré MILLONES” millones, que seremos si entendemos, que en nosotros habita ese guerrero, que pide salir para acabar con todo toda esa injusticia que se vive en nuestros días.  
 
Y es una JUSTICIA que reclamó el caudillo colombiano Jorge Eliecer Gaitán al entonces presidente Mariano Ospina Pérez, cuando dijo en la oración por la paz: “Señor Presidente: Esta enlutada muchedumbre, estas banderas negras, este silencio de masas, este grito mudo de corazones, os pide una cosa muy sencilla: que nos tratéis a nosotros, a nuestras madres, a nuestras esposas, a nuestros hijos y a nuestros bienes, como querríais que os tratasen a vos, a vuestra madre, a vuestra esposa, a vuestros hijos, a vuestros bienes”. Gaitán entonces, advierte lo siguiente a la tiranía de aquella época Os pedimos que no creáis que nuestra tranquilidad, esta impresionante tranquilidad, es cobardía. Nosotros, señor Presidente, no somos cobardes: somos descendientes de los bravos que aniquilaron las tiranías en este suelo sagrado. Pero somos capaces, señor Presidente, de sacrificar nuestras vidas para salvar la tranquilidad y la paz y la libertad de Colombia”, dejando claro que al momento de que pidamos JUSTICIA en esa tranquilidad y equilibrio de nuestras mentes y espíritus, no estamos siendo cobardes, nos recuerda que tenemos en nuestras venas, sangre que desde hace siglos pide TRANQUILIDAD (armonía), PAZ y LIBERTAD (amor), tres condiciones que nos llevarían de nuevo a ese legado de nuestros ancestros, que nos permitiría vivir en ese mundo nuevo que tanto añoramos. “Yo no soy un hombre, soy un pueblo”, enseñanza que nos deja claro, que cuando un hombre se logra levantar en conSciencia, tiene la fuerza de todo un pueblo, que tiene la capacidad de hacer real, ese nuevo mundo. 

LIBERTAD que también reclamó Antonio José De Sucre cuando dijo: “Cuando la América española se fue al campo de batalla a guerrear por su emancipación, por su independencia, entendió que lo hizo también por la equidad. Libertad y equidad, ambas –dijo-, hermanas inseparables. La una, la primera, la independencia, no tendría sentido sin la segunda, la equidad”, sin duda alguna dos condiciones que vemos lejanas en estos tiempos de tiranías y desequilibrio, por lo cual se hace necesario refrescar memorias para activar de nuevo esa esencia que nos permitió vencer en aquella época a los españoles y conseguir esa libertad. 

Así entonces es necesario hablar también de Simón Bolívar; Hombre que con su estructura mental, espiritual y militar, logra independizar 5 naciones, Venezuela, Colombia, Ecuador, Panamá y Bolivia. Personaje que tuvo una historia particular, en donde al nacer, su madre muere, y quien lo cría y lo amamanta es la negra Hipólita; y en el proceso de la lactancia a Bolívar le muta el código genético que él trae, por la genética de Hipólita cargada de sed de JUSTICIA Y LIBERTAD ante la opresión de aquella época. Sabemos que la leche materna es clave en el crecimiento de los bebés, pues además de contener una alta composición de proteínas, la madre por ese mecanismo también hace un lazo de compatibilidad con sus hijos, en donde la leche por ser un fluido que se deriva de la sangre de la madre comparte información genética con su bebé. Fue entonces esa la razón que hizo de Bolívar un hombre batallador contra las fuerzas colonizadoras en aquella época. 

Además de todo Bolívar transmitió el contacto que tuvo con el Dios de Colombia en “su delirio del Chimborazo” cuando nos dice: “De repente se me presenta el Tiempo bajo el semblante venerable de un viejo cargado con los despojos de las edades: ceñudo, inclinado, calvo, rizada la tez, una hoz en la mano… "Yo soy el padre de los siglos, soy el arcano de la fama y del secreto, mi madre fue la Eternidad; los límites de mi imperio los señala el Infinito; no hay sepulcro para mí, porque soy más poderoso que la Muerte; miro lo pasado, miro lo futuro, y por mis manos pasa lo presente. ¿Por qué te envaneces, niño o viejo, hombre o héroe? ¿Crees que es algo tu Universo? ¿Que levantaros sobre un átomo de la creación, es elevaros? ¿Pensáis que los instantes que llamáis siglos pueden servir de medida a mis arcanos? ¿Imagináis que habéis visto la Santa Verdad? ¿Suponéis locamente que vuestras acciones tienen algún precio a mis ojos? Todo es menos que un punto a la presencia del Infinito que es mi hermano". Palabras que denotan la eternidad de nuestro origen, eternidad que hemos perdido por la cotidianidad de nuestros días, en donde creemos que los lujos, el dinero y las excentricidades materiales llenarán los vacíos internos que tenemos; acaso…, cuánto dinero vale, llegar al cielo?, ¿Qué le podemos dar al creador de los universos para que seamos salvos? Si, él lo creo TODO… ¿Podremos acaso creernos superiores ante otras personas, por un título universitario, dinero o algún conocimiento? Todo es menos que un punto a la presencia del Infinito que es mi hermano… 

“Tengo fuerzas para soportar ésta, y mil muertes más” dijo Policarpa Salavarrieta, expresión célebre que nos invita a no tenerle miedo a la muerte, sí comprendemos que ésta es darle muerte a nuestros, vicios, apegos, vanidades, odios, rencores, ego, soberbia, depresiones, a nuestros pensamientos materiales y lujuriosos que nos embrutecen cada día más, si logramos acabar con todo eso que nos atrasa, lograremos de nuevo la condición que nos refiere Bolívar cuando dijo: como se disipan las tinieblas delante de los rayos del Sol” volvamos a ser esa luz para este mundo de tinieblas, volvamos a reconocer nuestro origen, sintamos ese deseo que corre por nuestra sangre de vivir en un mundo mejor, afinemos ese sentir, comprendamos nuestro verdadero propósito de vida y activemos la voluntad que llevó a los hombres del ayer a librar batallas que nos dieran en aquella época la independencia, de esa forma lograremos reactivar nuevamente esa ESTIRPE ESPIRITUAL LATINOAMERICANA

  JUAN MANUEL POMBO CAMPO

11 de septiembre de 2017

Se “A-TISA” la Globalización Industrial





El hecho concreto de que las sociedades y países fueran abocados (con b, no con v; ya que dicho dolo trascendió el ámbito jurídico) a abandonar la agricultura y la producción de artesanías de autoconsumo para pasar a depender de manera omnímoda de la producción en serie a escala de industria, es lo que se denomina como revolución industrial, proceso surgido en Gran Bretaña cuyo primer período se dio entre 1760 y 1840 y que está configurado por un fatal tridente en orden de precedencia: 1. El sistema bancario, 2. La producción tecnificada y 3. La comercialización indiscriminada de bienes y servicios.  

Pero lo que en realidad ha significado la revolución industrial, es que se convirtió en el subterfugio necesario para convencernos que dicho fenómeno introdujo por fin el desarrollo y el progreso en la vida humana, y así ocultar lo que realmente significa: que el progreso es la excusa para el desarrollo del caos, la decadencia moderna de la civilización, dado sus desastrosos resultados que nos han llevado a límites como el de explotar madera a mayor velocidad de la que los árboles se puedan recuperar, extraer o contaminar las fuentes hídricas más rápido de lo que los acuíferos se alcancen a reponer, a emitir CO2 al doble de lo que la naturaleza pueda absorber y que un país no industrializado como Colombia, genere 26 mil toneladas de residuos sólidos diarios; un sistema que produce basura nueva y etiquetada en serie para ser consumida por millones de trabajadores y compradores, a quienes nos hacen creer que pagamos con dinero, lo que en realidad compramos con la energía y horas de vida que nos consumen a diario para obtenerlo. 

Con la revolución industrial se introdujo la globalización, que es el hecho concreto de considerar el planeta entero con todas sus especies -entre esas la humana, principalmente-, como un producto de compra-venta y a la vez como un solo mercado global (de ahí su nombre) de libre intercambio comercial de bienes, servicios, trabajo y capital. El mecanismo para cristalizar la globalización son los Tratados de Libre Comercio (TLC´s), y fue la Revolución Francesa financiada por la misantrópica familia judeoalemana Rothschild -con su mascarada de derechos revestidos de libertad, igualdad y fraternidad-, la que insertó el Estado leseferista del libre comercio, lo que abrió la puerta a que los modernos TLC´s saqueen países enteros sin dios ni ley, esto es, el expolio legalizado de sus recursos minerales y la quiebra de las micro, pequeñas y medianas empresas nacionales. Ahora, el drama que se cierne sobre Colombia se puede avisorar en los 16 TLC´s firmados entre los gobiernos Uribe y Santos, que globalizaron la entrega de la nación a favor de más de 55 países, teniendo en cuenta que algunos de dichos tratados han sido convenidos con bloques regionales como la Unión Europea y la Alianza del Pacífico.

A esto se suma el Acuerdo de comercio en servicios -TISA- (por su sigla en inglés), fraguado en el mayor secreto por 50 países y que ha quedado en evidencia gracias a WikiLeaks como un arma de las transnacionales para la dominación financiera global, busca la privatización absoluta de todos los servicios públicos o de utilidad pública, bajo la concreción de un mercado de jurisdicción supranacional libérrimo, sin barreras constitucionales, jurídicas, arancelarias y financieras, y lo peor, una vez firmado, ningún país podrá sustraerse de tales compromisos, lo que atiza la tiranía para que los arquitectos del Nuevo Orden (caos) Mundial, asuman el control absoluto de las naciones, cumpliendo así el Protocolo N° IV de los sabios sion. Conspiración patrocinada por empresas como JP Morgan Chase and Company, Microsoft, Walmart, Fedex, Visa, entre otras.

Hoy, la globalización y sus instituciones (FMI, BM, BID y OMC) son la cabeza de oro de uno de los cinco poderes que someten al mundo y crucifican al ser humano en la mátrix de dicho sistema de muerte: el económico, el religioso, el político, el militar y el de los medios de comunicación que enquistan en la mente humana, toda esta mentira y barbarie que ‘a-TISA’ la Globalización Industrial.



Por:
Arturo Velásquez
Consultor Internacional de Organizaciones Sociales.  
Investigador.