20 de junio de 2016

La Iglesia surgida del Concilio de Nicea

Muchos hoy afirman que en el Concilio de Nicea, año 325, Constantino paganizó el Cristianismo creando así la Iglesia Católica. Vamos a dedicar este artículo a analizar las acusaciones más comunes en este sentido y ver cuánto fundamento hay en ellas.

Para hacernos una idea de lo que algunos investigadores dicen sobre la influencia de Constantino, empecemos viendo parte de un texto donde se detalla que el cristianismo como tal fue impulsado por Pablo de Tarso al fundar las 7 iglesias en Asia Menor y que la Iglesia Católica fue creación de Constantino a partir de la famosa reunión ecuménica reconocida como El Concilio de Nicea

Entre los cambios más importantes que Constantino efectúa en la liturgia católica, con el fin de atraer a los paganos, cabe destacar la práctica que lleva a cabo al destinar un templo en exclusiva para el culto a un santo en particular (adoración de imágenes), la introducción de cánticos, como era el Kyrie Eleison, o la quema de inciensos y plantas aromáticas, el uso de lámparas de aceite y velas, la utilización del agua bendita, la tonsura sacerdotal, el anillo de bodas, fijación de las fiestas religiosas y procesionales (la fecha del 25 de diciembre, que se correspondía con el solsticio de invierno y que era festejada como la fiesta del Solis Invictus, del que Constantino era adorador, pasó a ser el día de la Natividad del Señor, una efeméride que antes nunca había sido festejada por los primeros cristianos), así como la utilización de prendas y vestimentas sacerdotales suntuosas, por poner un ejemplo, tal como explicase Eusebio de Cesárea en sus escritos y fuese recogido por el cardenal católico J. H. Newman, en su libro “An Essay on the Development of Christian Doctrine, pp. 359, 360”.

Como contrapartida, y a fin de contentar a la jerarquía eclesiástica, Constantino otorga una serie de prebendas y privilegios a la Iglesia Católica, como el derecho de asilo, la capacidad de heredar de terceros, la exención de pagar impuestos o percibir ingresos dinerarios por el alquiler de inmuebles, son sólo algunos de los ejemplos más destacables.
Constantino ostentaba el título de “Sumo Pontífice” en la religión pagana del Solis Invictus de la que era el jefe supremo, y a fin de seguir manteniendo dicho título en la nueva Iglesia del Imperio, se hizo nombrar “obispo de obispos” en el Concilio de Nicea. Después de la muerte de Constantino, el título de “Sumo Pontífice” fue heredado y desde entonces es ostentado por los Papas.

[…]En el Concilio de Nicea, la nueva Iglesia Católica, sienta las bases de su doctrina a través de los cuatro evangelios seleccionados, que formarán parte del canon, que hasta entonces era inexistente.[…] El Concilio de Nicea representaba una ruptura total con el concepto original que los cristianos tenían de Iglesia, donde el significado aceptado, hacía referencia a una “asamblea de fieles”. En el Concilio de Nicea, se descalificaron decenas de evangelios que, desde el origen del cristianismo y hasta entonces, habían sido aceptados y adoptados por las distintas comunidades cristianas, quienes tenían el derecho de poder decidir por sí mismas que textos aceptar y cómo interpretar los evangelios. Ahora, todos esos conceptos habían cambiado. […] No obstante, y a pesar de que la religión católica era la religión protegida por el emperador y por tanto la religión oficiosa del imperio, en realidad no llegó a ser confirmada como la religión oficial, sino hasta el año 380 d.C., bajo el mandato del emperador Teodosio. […]


El Emperador devuelve a los cristianos y a las iglesias locales todos los bienes incautados durante las persecuciones, reconstruye sus iglesias (templos) y construye muchas más, les regala basílicas (palacios) que serán las futuras catedrales, le hace donaciones y da un sueldo a los obispos.Talvez este trato preferencial, permitió que estos líderes cedieran ante el inminente sincretismo presentado en el concilio.

Fue en el año 325 dc. donde nació realmente la Gran Iglesia Católica, un evento estratégico de un Emperador astuto y visionario, que gran parte de su vida la dedicó a tener el poder y control absoluto del imperio Romano (dividido en aquel entonces), y lo logró. Tomando el mensaje poderoso de Jesús, mezclándolo con las tradiciones paganas muy contrarias al cristianismo primitivo. 

Por lo tanto Cristianismo no es igual a Catolicismo. Aclarando también que las actuales Iglesias Cristianas protestantes tampoco se ajustan a la esencia original del mensaje de Jesús, puesto que éstas nacieron del mismo Catolicismo después de la Revolución Luterana de octubre de 1517, que si bien gracias a sus tesis se produjo un cambio sustancial en la enseñanza de la fe, con el tiempo ha sido objeto de la influencia de poderes dominantes. Y un dato no menos importante es que la Iglesia Católica, es la que imparte toda la enseñanza Teológica en el mundo, aun a quienes aspiran a ser pastores evangélicos.

Conclusión: Catolicismo y Cristianismo moderno, no es igual al mensaje original de Cristo.

Es imperante revaluar nuestra FE, hoy la humanidad está llamada a encontrar el poderío de su divinidad desde adentro y no como fue acostumbrada: afuera.

Recomiendo este programa radial que profundiza esta temática:
http://www.mediafire.com/download/ig8uigvc3g8wcms/Descubriendo_-_Concilio_de_Nicea.mp3

NABA

1 comentario:

  1. cambios en todo el acuerdo religioso, y los cambios en la Biblia ocultando la VERDAD, manipulando y empezar adorar al dios que adoran los hombres.
    Mentiras a través de la teologia religiosa ya pronto eso caera.

    ResponderEliminar